3 Supertácticas para hablar con personas difíciles o inflexibles y evitar que sean un freno para lograr los resultados a los que aspiras

En un artículo anterior hemos visto que uno de los pilares del éxito de un líder en la empresa, es su habilidad para mantener de forma efectiva cinco tipos de conversaciones. (Ir al artículo relacionado).

Y es precisamente en el momento de preparar estas conversaciones para llevarlas a la práctica, cuando pueden surgir dudas debido a la dificultad que representa en muchos casos tener que tratar con personas que pensamos que son personas difíciles, o personas “cabezonas que no van a cambiar”.

En este artículo quiero compartir contigo 3 ideas que te servirán para superar estas barreras.

 

IDEA 1 para hablar con personas difíciles o inflexibles

Cuando tienes que hablar con personas que piensas que son difíciles o inflexibles, verás que en muchos casos tu mente se focaliza cada vez más en los motivos por los que piensas que esa persona es difícil y en los comportamientos que a ti más te molestan de esa persona.

Cuando esto te suceda, recuerda que en muchas ocasiones se trata de una trampa que te está haciendo tu mente. Sencillamente estos pensamientos nos ayudan para auto justificarnos y nos aportan tranquilidad interna; nos dan una excelente excusa para comportarnos nosotros también de forma menos comunicativa.

La ventaja es que nos aportan tranquilidad.

El inconveniente es que reducen nuestros incentivos para esforzarnos por ser más comunicativos, y esto, para un líder de equipo, se acaba convirtiendo en algo poco eficaz.

Así pues, una primera idea es que si te encuentras en una situación de estas características, en vez de dejarte llevar por lo que resalta tu mente de forma automática…, haz lo contrario.

Busca rápidamente alguna fortaleza que de verdad valores de la otra persona o piensa en intereses compartidos que tengáis…, cualquier cosa que te ayude a neutralizar tu emoción negativa y que te ayude a cambiarla.

No se trata de ignorar las evidencias que tengas de lo negativo, porque las tendrás que hablar.

“Sencillamente” se trata de recordar que para hablar de las diferencias de forma más productiva, debes hacerlo desde una actitud interna más productiva.

 

 

IDEA 2 para hablar con personas difíciles o inflexibles

Stephen R. Covey (autor que cuenta con un gran respeto internacional dentro del área del liderazgo y de las relaciones interpersonales), afirmaba que:

“Si yo tuviera que resumir en una sola frase el principio más importante que he aprendido en el campo de las relaciones interpersonales diría, procure primero comprender, y después ser comprendido”.

Esta es una segunda idea que te ayudará en muchísimas ocasiones.

Y es que si estás hablando con una persona difícil y/o inflexible, y esa persona te lleva la contraria, la tentación natural que tendrás en muchos casos es desistir o insistir en tu posición, esto es, esforzarte más por intentar convencer a la otra parte.

Cuando te des cuenta de que esto te está sucediendo, recuerda la frase de Stephen R. Covey que acabamos de ver.

Y en vez de abandonar o de poner el foco en intentar convencer, céntrate primero en intentar comprender mejor a la otra parte.

No se trata de ceder ni se trata renunciar a lo que quieres. Se trata únicamente de intentar comprender mejor a la otra persona (qué piensa, por qué lo piensa, descubrir sus razones más profundas…)

No es fácil hacerlo, pero si lo logras es muy probable que pasen dos cosas:

La primera es que descubras información nueva que antes desconocías. Y quizás (solo quizás) tu opinión de ahora ya sea diferente a la de antes.

Y segundo, cuando la otra persona sienta que la has escuchado de verdad, entonces estará mucho más receptiva a escuchar tus argumentos y estará más abierta a tener en cuenta tu opinión.

 

IDEA 3 para hablar con personas difíciles o inflexibles

Para poner en práctica lo anterior, has de poner en práctica la Escucha Activa.

En pocas palabras, has de intentar comprender qué piensa/siente la otra parte y por qué lo piensa. Y para ello has de saber crear el contexto para que la otra persona hable y que sienta que puede expresarse en libertad.

Si quieres profundizar en la escucha activa y en cómo ponerla en práctica, te propongo dos artículos de este blog:

En el primer artículo tienes los comportamientos asociados a saber escuchar, descubrirás dos grandes trampas para saber escuchar de forma efectiva, y verás cómo aplicarlo a 3 situaciones donde saber escuchar potenciará positivamente tu rol de líder de personas y equipos.

Artículo relacionado:  “Saber escuchar … aplicado al liderazgo de personas y equipos”.

 

Y en el segundo artículo podrás profundizar en qué es la Escucha Activa y qué NO ES la Escucha Activa… y descubrirás por qué la Escucha Activa es la suprema competencia básica.

Artículo relacionado:  “Qué es la Escucha Activa”.

 

 

En definitiva…

Cuando te encuentres con situaciones importantes en las que tengas que hablar con personas que consideras difíciles o inflexibles, recuerda que en muchos casos estas tres tácticas te ayudarán a evitar que esas personas acaben siendo un freno para lograr los resultados a los que aspiras.

 

¡¡¡ ÁNIMO CON LA PRÁCTICA !!!

Si este post te ha resultado útil, y piensas que también puede ser útil a otras personas…, te agradeceré que lo compartas en tus redes sociales. ¡Gracias!

 

2018-11-20T11:10:38+00:00Comunicación interpersonal|