Cómo tener conversaciones más efectivas, sin tener que dedicarles más tiempo, y ganando mucha tranquilidad personal

Comunicación asertiva en el trabajo aplicada al liderazgo de equipos.

 

En muchas ocasiones ascender en la jerarquía de la empresa puede implicar entrar en un “círculo vicioso” en lo referente a la comunicación asertiva en el trabajo.

Y es que por un lado ocupar cargos de más responsabilidad en la organización implica que tu éxito dependa cada vez más de tus habilidades para involucrar y cohesionar personas, motivarlas, y resolver discrepancias con personas clave de otros departamentos.

Y por otro lado la sensación de escasez de tiempo se multiplica y puedes tener la percepción de que no tienes tiempo para abordar de forma efectiva todas las conversaciones difíciles que tu puesto te exige.

Este círculo vicioso puede acabar derivando en una deficiente comunicación asertiva en el trabajo, en el sentido de que se postergan conversaciones clave por miedo a tenerlas sin haberlas preparado adecuadamente, o se tienen de una forma que acaba generando conflicto y/o poco compromiso por parte de la otra persona.

Para romper este círculo vicioso en este artículo te propongo 5 REGLAS DE ORO.

Estas 5 Reglas de Oro te ayudarán a tener conversaciones más efectivas en el trabajo, te ahorrarán mucho tiempo de preparación, y ganarás mucha tranquilidad personal en el sentido de que tendrás la confianza de haber actuado de la forma más efectiva posible.

 

Y además, al final de este artículo tienes una FICHA – RESUMEN que te puedes descargar e imprimir. Así podrás tener siempre a mano estas 5 Reglas de Oro en tus conversaciones.

 

Regla de Oro nº1 de la comunicación asertiva en el trabajo aplicada al liderazgo de equipos

En la mayoría de conversaciones que tienes que afrontar en la empresa, si para lograr lo que tú quieres generas resentimiento en la otra persona, o la otra persona te acaba diciendo que sí pero realmente no está de acuerdo…, te estás generando un problema.

Y más si ocupas un cargo de directivo, líder de equipo, mando intermedio…

Esto no significa que tengas que ceder ni reducir tus expectativas, simplemente significa que tú debes tener claro qué quieres conseguir y, ADEMÁS, también debes tener el deseo sincero de dialogar hasta encontrar un resultado con el que la otra parte también esté de acuerdo.

 

Así pues, la primera Regla de Oro de la comunicación asertiva en el trabajo es:

Empieza con un objetivo adecuado: ¿Qué resultados quiero conseguir para mí?, y ¿qué resultados quiero para la otra parte?

Porque como líder de equipo, “ganar” no te sirve de nada si la otra persona queda resentida o realmente no está de acuerdo.

 

 

Regla de Oro nº2 de la comunicación asertiva en el trabajo aplicada al liderazgo de equipos

Parte de tu éxito como líder de equipo depende de que la otra persona te escuche, y también de que te diga toda la información que ella conoce sobre el tema que os ocupa. Así pues, durante la conversación has de actuar y decir las cosas de forma que:

• La otra persona esté en un estado emocionalmente abierto para recibir tu mensaje.
• La otra persona se sienta segura para aportar sus razonamientos, su opinión, sus datos, sus emociones…
• Tú puedas mantener una actitud de interés sincero que te facilite hacer las preguntas adecuadas para comprender mejor el punto de vista de la otra persona.

Conseguir estas tres cosas depende, en primera instancia, de la actitud interna que tu tengas a lo largo de toda la conversación.

Así pues, la segunda Regla de Oro es:

Habla y actúa desde la actitud interna adecuada.

 

Si quieres saber más sobre la actitud interna adecuada puedes   descargar el documento pdf:

Descargar el documento: “El ingrediente Secreto para tener conversaciones eficaces en tu Equipo y generar predisposición en los demás”.

 

 

Regla de Oro nº3 de la comunicación asertiva en el trabajo aplicada al liderazgo de equipos

Es muy probable que cuando quieres algo de otra persona o la quieres convencer de algo, empieces diciéndole lo que quieres y, a continuación, le digas los razonamientos y evidencias que lo sustentan.

Cuando lo haces así, lo más normal es que mientras tú estás aportando tus razonamientos y evidencias, la otra parte ya está pensando en cómo te convence a ti de que lo contrario.

Sabiendo que es así, es muy bueno recordar que suele ser más productivo el camino inverso.

 

Así pues, la tercera Regla de Oro es:

Cuando hables, empieza hablando por las evidencias (datos) que tienes, y menciona después tu opinión o lo que quieres de la otra parte.

 

 

Regla de Oro nº4 de la comunicación asertiva en el trabajo aplicada al liderazgo de equipos

Me gusta en especial la frase de Edgar Schein (considerado desde los años ’80 un referente mundial en psicología de las organizaciones) en la que afirma que:

“Los ingredientes que suelen faltar en la mayoría de conversaciones son la curiosidad y la disposición para formular preguntas cuya respuesta aún no conocemos”.

Y ésta es precisamente una de las claves del éxito de un líder de equipo, porque te ayudará a tener conversaciones productivas de verdad.

Y es que tu efectividad como líder aumentará en la medida en que las conversaciones te sirvan para ampliar la perspectiva de las personas involucradas, y en la medida que obtengas  información nueva y relevante, o “veas” algo importante que antes no veías, o entiendas mejor el porqué de algo, o entiendas mejor los motivos de los demás…

 

Así pues, para tener conversaciones más productivas te ayudará poner en práctica la Regla de Oro nº4 de la comunicación asertiva en el trabajo:

Descubre información valiosa. Y para lograrlo, busca los datos y razonamientos de la otra parte e indaga en ellos.

 

 

Regla de Oro nº5 de la comunicación asertiva en el trabajo aplicada al liderazgo de equipos

Stephen R. Covey, autor que cuenta con un gran respeto internacional dentro del área del liderazgo y de las relaciones humanas, afirmaba que:

“Si yo tuviera que resumir en una sola frase el principio más importante que he aprendido en el campo de las relaciones interpersonales diría, procure primero comprender, y después ser comprendido”.

Esta es una regla de oro que te ayudará en muchísimas ocasiones.

Cuando notes que aumenta la tensión en una conversación y empiezas a presionar para intentar convencer a la otra parte, recuerda la frase de Stephen R. Covey y céntrate primero en intentar comprender mejor a la otra parte.

Cuando lo hayas hecho, y la otra parte sienta que lo has hecho de verdad, entonces la otra persona estará mucho más receptiva a escuchar tus argumentos.

Así pues, la quinta regla de oro es:

En general, y sobre todo ante cualquier signo de resistencia, prioriza el “primero comprender a la otra parte”. Pon tus juicios y opinión después.

 

En definitiva, 

Cuando tengas la sensación de que no tienes tiempo para preparar de forma efectiva todas las conversaciones difíciles que tu puesto te exige, céntrate en poner en práctica estas 5 Reglas de Oro.

Verás que por “arte de magia” tus conversaciones se vuelven mucho más efectivas , sin que esto te requiera un tiempo extra de preparación…, y tendrás la tranquilidad de haber actuado de la forma más efectiva posible.

 

Y finalmente, y como te he comentado al inicio de este artículo, a continuación tienes estas 5 Reglas de Oro en formato ficha. Está hecha en tamaño DIN-A5, de modo que te resulte muy fácil imprimírtela en una cartulina y tenerla siempre a mano en tus conversaciones.

En una cara tienes las 5 Reglas de Oro y, por la otra tienes los 5 puntos del método de diálogo HCC.

 

 

¡¡¡ ÁNIMO CON LA PRÁCTICA !!!

Si este post te ha resultado útil, y piensas que también puede ser útil a otras personas…, te agradeceré que lo compartas en tus redes sociales. ¡Gracias!